Características del agua oceánica

Las características y el comportamiento del agua oceánica se deben a tres parámetros: la salinidad, la temperatura y la densidad.

• La salinidad se refiere a la cantidad de sales disueltas en el agua marina. Las sales proceden del aporte de iones solubles por los ríos, y de la emisión de materiales del manto terrestre a través de las dorsales submarinas, que aportan, además de magma, elementos solubles. En ambos casos, los iones no pueden escapar porque pesan demasiado para evaporarse.

El agua de mar contiene como promedio un 3,5% de sales, sobre todo de Cl y Na+, y en menor proporción, S042-, Mg2+ y otros iones. Ese porcentaje puede variar en función de la abundancia de precipitaciones, el aporte de agua dulce continental y la fusión de hielo, todo lo cual disminuye la salinidad (por ejemplo, el mar Báltico tiene un 0,5% de sales). También influyen el grado de evaporación, la formación de hielo y el vulcanismo, que incrementan la salinidad (por ejemplo, el mar Rojo alcanza el 4% de sales).

Características del agua oceánica profunidad-temperatura

• La temperatura del océano varía con la profundidad y con la latitud. En zonas del planeta de latitud media o baja, los océanos presentan una- estructura en tres capas. En la más superficial, el agua es calentada (hasta unos 12 a 25 °C) por la radiación solar y mezclada hasta cierta profundidad (100 a 500 m) por la acción de las olas. Por debajo de esta zona, las temperaturas descienden, más o menos bruscamente, a lo largo de una segunda capa, llamada termoclina (que significa “gradiente térmico”). Bajo esta se extiende una gran masa de agua fría profunda, entre los 0 °C y los 5 °C, según la latitud, con poca o nula variación térmica.

En las, regiones ártica y antártica hay una sola capa de agua fría.

Otras características del agua oceánica

• La densidad del agua oceánica depende de la salinidad y de la temperatura, de modo que aumenta al incrementarse el contenido en sales y al disminuir la temperatura (considerando el máximo de densidad alrededor de los 4 °C.

• Otra característica del agua de los mares, importante desde el punto de vista biológico, es su contenido en oxígeno. Existe una zona superficial de máximo contenido en 02, aportado por la atmósfera y por la actividad fotosintética de las plantas marinas y el fitoplancton.

Bajo esta capa, y coincidiendo con la termoclina, se extiende otra en la que la cantidad de oxígeno disuelto se hace mínima, ya que lo consumen activamente los organismos animales, mientras que no es regenerado por los vegetales, que no pueden vivir por la ausencia de luz a esa profundidad. En aguas profundas, el contenido en 02 toma un valor uniforme hasta el fondo marino.

Deja un comentario