El ciclo hidrológico en esquema

El agua cubre más del 70% de la superficie terrestre, pero se distribuye desigualmente sobre suelos oceánicos y continentales mediante el ciclo hidrológico.

Es importante advertir que de toda el agua dulce que almacena la Tierra, la mayor parte (el 79%) se encuentra congelada en los glaciares, una parte notable (di 20%) en agua subterránea, y tan solo una pequeña porción (el 1%) es agua superficial fácilmente accesible.

Los diversos depósitos de la hidrosfera están conectados. El agua fluye de unos a otros configurando un sistema cerrado, llamado ciclo hidrológico o ciclo del agua, movido por la energía solar y la gravedad.

El calor del Sol provoca la evaporación del agua de océanos, lagos y ríos, así como la transpiración de los seres vivos (salida de vapor de agua a la atmósfera, sobre todo desde las hojas de las plantas). El vapor de agua asciende y se enfría en capas altas de la atmósfera, se condensa y forma nubes. Estas liberan el agua como lluvia, granizo o nieve, proceso llamado precipitación.

En el esquema del ciclo hidrológico se hace un balance de las entradas y salidas de agua en continentes y océanos. El volumen de agua que se evapora de estos últimos (361 ■ 103 km3/año) es mayor que el que recuperan por precipitación (324 • 103 km3/año).

Esquema del ciclo hidrológico

Al contrario sucede en los continentes, que pierden 62 ■ 103 km3/año por evaporación y reciben 99 ■ 103 km3/año en forma de precipitaciones. Este excedente de agua continental (37 ■ 103 km3/año) es devuelto a los mares por medio de la escorrentía, que es posible porque las tierras emergidas presentan cierta altura sobre el nivel de base de los océanos (actúa la gravedad). La escorrentía puede ser superficial —ríos, tórrenles, etc.— o subterránea, la cual es mucho más lenta.

Si nos fijamos en el balance hídrico total (precipitación total-evaporación total), comprobamos que el movimiento del agua en la hidrosfera es realmente un ciclo.

Ciclo hidrológico desde el espacio

Desde el espacio, la Tierra aparece como un planeta azul, por las aguas oceánicas que recubren gran parte de la superficie terrestre, con nubes blancas que contienen el agua de la atmósfera. El gráfico representa la distribución del agua en el planeta: los números en azul indican las cantidades absolutas en millones de km3; las cifras en negro son los porcentajes respecto del total de agua.

¿Necesitas problemas resueltos de Física, Química o Matemáticas? En esta web tienes más de 1000 problemas resueltos. Utiliza el buscador de arriba o pincha en los botones de los cursos.

Deja un comentario