Qué son los humedales

Los humedales son terrenos con un mayor contenido hídrico que los espacios adyacentes cuyo tamaño y cantidad de agua son lo suficientemente importantes en el espacio y en el tiempo como para tener comunidades biológicas diferentes de las de su entorno, y que no son ni ríos ni lagos. Términos populares, como ciénagas, tierras pantanosas, charcas, etc., aluden a estos medios tradicionales, auténticas amalgamas de tierra y agua con un variado y frágil mosaico de formas de vida.

Clasificación de los humedales

Pueden clasificarse en:
• Criptohumedales. Son humedecimientos de la zona de raíces de la vegetación, donde el agua líquida no se manifiesta (o lo hace esporádicamente) en la superficie del terreno. El flujo de agua se debe a la evapotranspiración, y contribuye a mantener suelos, vegetación y fauna higrófilas características (sotos, carrizales, juncales, alisedas, saucedas, etc.). En muchos casos se abastecen de agua subterránea gracias a la presencia de plantas freatofjtas, que funcionan como bombas de extracción sacando agua desde el acuífero.
• Formaciones palustres. Son áreas que mantienen una lámina de agua de escasa profundidad durante el tiempo suficiente para desarrollar comunidades de organismos adaptados a la vida acuática. Tienen límites más o menos definidos y diferentes tamaños, y se encuentran tanto en zonas litorales como en el interior. Constituyen las albuferas, las marismas (afectadas por las inundaciones mareales, en zonas costeras llanas), los marjales, las lagunas (grandes), las charcas (pequeñas), etc.
La diferencia entre sistemas palustres (de aguas poco profundas) y lacustres (lagos, de mayor profundidad) se puede establecer en función del grado de interacción entre la masa de agua y el medio terrestre, además del criterio de profundidad de la cubeta. Los lagos son más independientes en su funcionamiento, mientras que los complejos palustres reciben una gran influencia de los sistemas terrestres en que se ubican, tanto mayor cuanto más grande es la relación superficie volumen de la masa acuática.
Los humedales han sido considerados negativamente durante décadas. Solían verse como tierras improductivas, verdaderas molestias que criaban nubes de mosquitos, y sanguijuelas, demasiado encharcadas para cultivar e inútiles para navegar. Por ello, son el tipo de ecosistemas que han sufrido mayores transformaciones por acciones humanas: se estima que el 75% de los humedales han sido destruidos, drenados y desecados en Europa y en la mayoría de los países desarrollados. En España, se ha perdido el 60% de humedales en los últimos 40 años.

Sin embargo, la importancia de estas zonas y las funciones que desempeñan son notables por diversas razones:
• Son los dispositivos naturales más eficaces de control de inundaciones y de filtración de agua. Reciben el exceso de escorrentía y lo desaguan poco a poco. Además, el agua permanece casi inmóvil, por lo que se asientan los sedimentos y se adsorben los nutrientes.
• Constituyen ecosistemas muy productivos, gracias a que retienen agua y nutrientes, y no presentan momentos de sequía.
• Contribuyen a un aumento de la diversidad biológica, con flora y fauna que contrasta con las de regiones adyacentes más secas.
• Los humedales conforman un microclima más húmedo y menos cálido que el presente en las zonas terrestres que lo rodean.
• La vegetación ligada a estas zonas húmedas, así como las láminas de agua o encharcamientos, representan importantes contrastes paisajísticos, visualmente valiosos.

El deterioro de estos enclaves llevaría consigo impactos en muchos aspectos, principalmente en la estética del paisaje, en la biodiversidad, en el empobrecimiento de los recursos naturales y en el avance de la desertización. Son sistemas frágiles y muchos de ellos están sometidos, a una fuerte presión de programas de desarrollo y niveles altos de contaminación.

humedales de las lagunas de Villafáfila
Algunos ejemplos de humedales en España son:
Las lagunas de Villafáfila (Zamora), de carácter salino, estacional y estepario; la marisma del Parque Nacional de Doñana (Huelva); la laguna endorreica de Gallocanta (Zaragoza); las Tablas de Daimiel (Ciudad Real), con aportes hídricos de aguas subterráneas y fluviales; y la albufera de Valencia, entre muchos otros.

Si necesitas problemas resueltos de Matemáticas visita nuestra sección de ejercicios resueltos en Institweet.

Deja un comentario